El director general para América Latina de la Cancillería de Cuba, Eugenio Martínez, rechazó hoy los intentos de responsabilizar a La Habana por la situación en Colombia.

En su cuenta de Twitter el diplomático precisó que sectores de la ultraderecha colombiana y también la de origen cubano residente en Estados Unidos, utilizan a la nación caribeña como pretexto para esconder las verdaderas causas de las protestas.

‘Los propósitos de esas acusaciones calumniosas son desviar la atención de la represión y la brutalidad policial que ya ocasionaron decenas de muertes entre ellas las de jóvenes colombianos como Alison Méndez, Lucas Villa y Sebastián Múnera’, afirmó en la red social.

Enfatizó que Cuba no interviene en los asuntos internos de Colombia y ha demostrado su compromiso con la paz en el país sudamericano.

Añadió que estas declaraciones falsas contra la isla antillana igualmente buscan justificar el recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero que Estados Unidos le impone, y que cada vez genera mayor rechazo en la comunidad internacional y dentro de la propia nación norteña.

Por su parte Johana Tablada, subdirectora de Estados Unidos de la Cancillería cubana, refirió también en Twitter que el senador estadounidense Marco Rubio, el político colombiano Álvaro Uribe y otros que acusan falsamente a Cuba, están asociados a las campañas más sucias de desinformación y amenazas a la paz.

El pasado 7 de mayo el Ministerio de Relaciones Exteriores de la isla calificó de injustificada e inamistosa la expulsión del primer secretario de su embajada en Colombia, Omar Rafael García, declarado persona non grata por Bogotá debido a supuestas ‘actividades incompatibles con lo previsto en la Convención de Viena’.

Entonces la Cancillería de la isla señaló que la injustificada acción pretendía desviar la atención de la comunidad internacional y la sociedad colombiana de la represión violenta de las fuerzas militares y policiales contra los manifestantes que provocaba decenas de muertes y cientos de heridos.

En tanto, el director general de América Latina y el Caribe, Eugenio Martínez, convocó al embajador colombiano en La Habana, Juan Manuel Corzo, y le trasladó una nota de protesta verbal sobre el hecho.

‘Denunciamos esta decisión infundada, que constituye un acto inamistoso y afecta el normal funcionamiento de la Embajada de Cuba en Colombia’, insistió Martínez y agregó que los diplomáticos cubanos cumplen con seriedad y rigor sus obligaciones derivadas de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.

Igualmente, demandó que se expongan los supuestos motivos para esa decisión, que calificó de insólita.

Prensa Latina

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí