Internet
Internet

Por: Alan Macleod

Probablemente no haya oído hablar de ellos, pero Creative Associates International (CAI) es una de las organizaciones no gubernamentales más grandes y poderosas que operan en cualquier parte del mundo. Un pilar del poder blando de Estados Unidos, el grupo ha sido un arquitecto en la privatización del sistema educativo iraquí, diseñó aplicaciones de mensajería destinadas a derrocar al Gobierno de Cuba, sirvió como un grupo de fachada para la infame fuerza mercenaria de Blackwater (ahora rebautizada como Academi) y se relacionó con los escuadrones de la muerte de la Contra en Nicaragua.

Como tal, ha funcionado “tanto como un instrumento de política exterior como una manifestación de un proyecto imperial más amplio”, en palabras del profesor Kenneth Saltman, de la Universidad de Illinois, Chicago.

Una organización gubernamental haciéndose pasar por un ONG

Una persona común que llega al sitio web de Creative Associates, adornado como está con imágenes de niños africanos sonrientes, niños asiáticos a los que se les enseña a leer y agricultores latinos felices que cosechan sus campos, probablemente concluiría que el atuendo es una especie de organización benéfica progresista que trabaja incansablemente para empoderar a las personas vulnerables en todo el mundo.

Sin embargo, al someter a la organización a un poco más de escrutinio, inmediatamente comienzan a surgir algunas señales de alerta. Primero está la indescifrable ensalada de palabras que usa cuando describe lo que realmente es en su sección “Nosotros de un vistazo”.

“Creative Associates International ofrece excelentes servicios de desarrollo en el terreno y forja asociaciones para ofrecer soluciones sostenibles a los desafíos globales”, dice, como si esta fuera una especie de respuesta a la pregunta “¿Quién es usted?”. Continúa presumiendo de que “Creative es reconocida por su capacidad para adaptarse rápidamente y sobresalir en entornos de conflicto y posconflicto” (énfasis agregado), una declaración que suena preocupantemente como una que usan los ejércitos mercenarios privados para anunciar sus servicios.

En el mundo actual, el Gobierno de Estados Unidos no solo usa métodos abiertamente violentos (guerras, invasiones, golpes de Estado, entrenamiento de escuadrones de la muerte nacionales, etc.) para lograr cambios de régimen. También utiliza las llamadas técnicas de “poder blando” −la formación de líderes, la educación, la coerción económica, etc.− para mantener un control hegemónico sobre el mundo. Y Creative Associates International es una parte crucial de ese sistema.

La empresa fue fundada en 1979 por M. Charito Kruvant, el vástago de una rica familia terrateniente boliviana que huyó del país después de la revolución progresista en 1952. Hoy en día, se ha convertido en un gigante masivo con fines de lucro que trabaja en al menos 85 países con una plantilla a tiempo completo de alrededor de mil empleados (e incontables contratistas).

aunque técnicamente es una institución privada, la gran mayoría de su financiación proviene directamente de Washington. En los últimos 20 años, el Gobierno ha otorgado a Creative Associates 1 998 138 515 dólares en contratos, según Tracey Eaton, una periodista que ha estudiado las actividades de la empresa en Cuba. De esto, la USAID ha proporcionado más de 1 800 millones.

El consejo asesor global de la organización subraya que esta no es exactamente una organización benéfica de artes progresistas, como su nombre y marca a menudo implican. De los siete miembros de su junta, seis son altos funcionarios estadounidenses. Estos incluyen al subsecretario de Estado de Barack Obama para Asia Central y del Sur, un general de cuatro estrellas y el exsubsecretario de Estado de Seguridad Civil, Democracia y Derechos Humanos.

Creative Associates se encuentra entre los principales contratistas del Gobierno de EE.UU. encargados de tratar de ayudar a diseñar las transiciones políticas. La compañía es parte de esa lucrativa empresa apodada el ‘complejo industrial de la democracia’, dijo Eaton a Mintpress.

De una manera indirecta, el exdirector de USAID Andrew Natsios (otro miembro de la junta de CAI) parecía estar de acuerdo con Eaton. Cuando la Administración Trump estaba considerando recortar el presupuesto de ayuda exterior, Natsios se opuso con vehemencia. “Lo que usted está haciendo básicamente es destripar la herramienta más importante de influencia estadounidense en el mundo en desarrollo, que es nuestro programa de desarrollo”, dijo. “No creo que entiendan cuál es el papel de USAID, cuáles son los directores de misión de USAID. Los directores de misión de USAID se encuentran entre los extranjeros más influyentes del país”, agregó, aparentemente confirmando que el enfoque de la organización es menos ayudar a otros y más promover los intereses de Washington a través del poder social y económico estadounidense.

“Incluso perder guerras genera dinero”

Afganistán es, de lejos, el país donde los proyectos de Creative Associates han obtenido la mayor financiación. Combinado con su empresa en Irak, la compañía ha recaudado más de 500 millones de dólares en contratos gubernamentales.

“Incluso perder guerras genera dinero. Si vas a la zona de DC, en los suburbios de Virginia y Maryland, hay todo este tipo de empresas que existen debido a la guerra. Y la industria del desarrollo se enriqueció mucho con eso”, dijo Matthew Hoh, excapitán de la Infantería de Marina y funcionario del Departamento de Defensa y del Departamento de Estado.

“Todo el enredo fue simplemente impresionante”, agregó. En 2009, Hoh renunció a su puesto en Afganistán con el Departamento de Estado en protesta por la escalada de la guerra por parte de Estados Unidos.

Creative Associates ha obtenido una serie de contratos lucrativos en la reconstrucción de ambos países, particularmente en lo que respecta a sus sistemas educativos, incluida la construcción de escuelas, la redacción e impresión de libros de texto, la formación de profesores y la administración y gestión de los sistemas educativos.

Contratar a una empresa estadounidense para hacer este trabajo, en lugar de otorgar a los Gobiernos locales el financiamiento y el poder para planificar su propio futuro, cumple una función muy importante, según Saltman, quien señaló que esto permite a EE.UU. esencialmente retener el control completo sobre la sociedad iraquí y afgana.

Etiquetándolo como un ejemplo clásico de “capitalismo de desastre”, Saltman describe la remodelación de la sociedad iraquí como “un experimento radical de libre mercado empeñado en demoler el sector público y transferir el control de la sociedad civil casi por completo al sector privado” y “un intento de entregar esencialmente una nación a las corporaciones”.

Los libros de texto de Creative Associates en Afganistán han eliminado cualquier mención de las últimas décadas de la historia afgana o de los talibanes de sus libros de texto. “No se puede comprar ese tipo de control del pensamiento, a menos que se tengan algunos cientos de millones”, escribió un educador estadounidense.

Saltman también señaló que trabajar en zonas de guerra requiere un alto grado de seguridad, y que empresas como CAI probablemente estaban dando decenas de millones de dólares de sus contratos directamente a grupos mercenarios privados como Blackwater.

Hoh quería enfatizar que muchas personas que trabajaban en los niveles inferiores de programas como estos tenían buenas intenciones, pero que a medida que uno ascendía, el compromiso en beneficio de los demás disminuía significativamente. “Grupos como CAI hacían el trabajo genuino pero también eran una fachada. Es una forma de que la CIA y otros servicios de seguridad lleven gente a los países”, dijo. En 2009, se informó que la sede de Creative Associates en Peshawar, Pakistán, estaba siendo utilizado como un frente de Blackwater para organizar operaciones militares a lo largo de la frontera entre Afganistán y Pakistán.

Creative Associates también ha obtenido lucrativos contratos para trabajar en otras zonas de guerra, como Libia y Yemen.

Cuba: raperos y cambio de régimen

Durante años, Creative Associates International trabajó en estrecha colaboración con la CIA y otras agencias gubernamentales, operando y supervisando un complejo conjunto de proyectos dirigidos a Cuba, todos con un objetivo específico: el derrocamiento del Gobierno comunista (o “el cambio sociopolítico que está tomando lugar en Cuba”, como prefiere describir su misión en sus propios documentos).

El proyecto más infame de Creative Associates fue quizás la creación de una aplicación similar a Twitter llamada Zunzuneo. Zunzuneo primero operó como una herramienta de comunicación muy útil pero, lentamente, sus creadores le inyectaron mensajes de cambio de régimen, con el plan de eventualmente dirigir a todos los usuarios para que asistieran a manifestaciones y fomentaran una revolución de color caribeña.

La base de usuarios de la aplicación creció rápidamente, atrayendo a 55 000 personas en 2012, un número enorme para un país pobre con poco acceso a internet. El Gobierno de Estados Unidos intentó ocultar su propio papel en la creación de la aplicación, intentando en secreto convencer al director ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, de invertir en la empresa como testaferro.

No está claro cuál fue el resultado de estas negociaciones. Sin embargo, el proyecto Zunzuneo fue abandonado abruptamente, dejando a los cubanos preguntándose por qué su proveedor de servicios dejó de funcionar repentinamente. Solo dos años después, a través de una investigación de Associated Press, se supo la verdad.

Sin embargo, eso estuvo lejos de ser el último proyecto nefasto en el que Creative Associates estuvo íntimamente involucrado. Entre 2009 y 2014, se encargó de reclutar agentes de cambio de régimen en la Isla. Creative Associates trajo a Cuba a jóvenes activistas de toda América Latina bajo el disfraz de una campaña falsa de concientización sobre el VIH/sida, que memorandos internos describen como la “excusa perfecta” para transportar a su gente dentro y fuera del país.

Creative Associates también ha intentado utilizar la comunidad cubana de hip hop como vehículo para impulsar un cambio de régimen en la nación caribeña. En 2009, envió al promotor musical serbio y experto en revolución de colores Rajko Bozic a la Isla, donde intentó identificar y sobornar a los raperos para que se unieran a su proyecto.

El rap había explotado como género en Cuba en las décadas anteriores, en parte por su nuevo sonido y en parte porque los raperos afrocubanos estaban utilizando el medio para llamar la atención sobre temas tabú como el racismo. Los de Creative Associates, imperialistas interseccionales por excelencia, olieron la oportunidad de usarlo como tema de polémica y división.

Bozic encontró un puñado de artistas dispuestos a participar en el proyecto e inmediatamente comenzó a promocionarlos agresivamente y a hacer que su música se escuchara en las estaciones de radio occidentales.

También sobornó a grandes estrellas de la música latina para que permitieran que los raperos abrieran sus conciertos, lo que les dio más credibilidad y exposición. Zunzuneo ayudó en este esfuerzo, enviando a los usuarios enlaces a esta nueva y emocionante música por la que, al parecer, toda la isla estaba entusiasmada.

Si bien se expuso el papel de Creative Associates en esto, la táctica general de utilizar raperos para el cambio de régimen sigue estando claramente activa. Las publicaciones sobre subvenciones de USAID y su organización hermana, National Endowment for Democracy (NED), muestran que ambos grupos están utilizando el hip hop como vehículo para alcanzar sus objetivos. Por ejemplo, un proyecto de las últimas publicaciones de la NED, titulado “Empowering Cuban Hip-Hop Artists as Leaders in Society ”, afirma que su objetivo es “promover la participación ciudadana y el cambio social” y “crear conciencia sobre el papel que tienen los artistas de hip-hop en el fortalecimiento de la democracia en la región”. Por supuesto, para Estados Unidos, “democracia” en Cuba es sinónimo de “cambio de régimen”.

En julio de este año, los raperos cubanos lideraron una insurrección fallida. El rostro del movimiento era el cubano expatriado Yotuel, un artista que trabaja abiertamente con el Gobierno de Estados Unidos y cuya canción Patria y vida fue promocionada inmediatamente después de su lanzamiento por políticos estadounidenses y altos funcionarios en Washington. El tema es aludido constantemente en reportes en EE.UU. como una historia de éxito entre actividades de “promoción de la democracia”.

No está claro si Creative Associates estuvo directamente involucrada en las protestas de julio en Cuba. Parecen estar relativamente avergonzados por la prensa que han recibido; de hecho, no se menciona ninguna actividad cubana, histórica o actual, en el sitio web de la empresa.

América Latina: imperialistas interseccionales

Estados Unidos invadió Nicaragua en 1933, instalando la dictadura de Somoza para velar por sus intereses. Con la revolución sandinista de 1979, Estados Unidos perdió el control sobre el pequeño país centroamericano. En un esfuerzo por hacer retroceder el tiempo, Washington financió, armó, entrenó y apoyó a los escuadrones de la muerte de la Contra de extrema derecha, conocidos por su brutalidad.

El apoyo directo a la Contras terminó en 1989. Pero exactamente al mismo tiempo, Estados Unidos comenzó a emplear a Creative Associates para llevar a cabo todo tipo de operaciones que involucren a la organización paramilitar, esfuerzos que ayudaron a la candidata respaldada por Estados Unidos, Violetta Chamorro, a ganar las elecciones de 1990.

Las leyes locales que prohíben la financiación extranjera de partidos políticos fueron eludidas por el establecimiento de una amplia gama de organizaciones no gubernamentales que se centran en el registro de votantes y la educación política, incluidos programas destinados a unir a la oposición antisandinista (incluidos los contras) en apoyo a Chamorro. Luego de que los sandinistas regresaran al poder, Creative Associates regresó por venganza. Como dijo a MintPress el periodista Ben Norton, radicado en Nicaragua:

Creative Associates ha estado muy activo en operaciones de desestabilización dirigidas contra el Gobierno sandinista. Con abundante financiamiento de USAID, ese recorte de la CIA ha explotado cínicamente temas delicados para aumentar las divisiones sociales, creando intencionalmente una brecha entre los nicaragüenses y su Gobierno sandinista con programas dirigidos a minorías raciales y étnicas, personas con discapacidades, la comunidad LGBT y la juventud en riesgo”.

Norton señaló que, si bien Creative Associates afirma estar trabajando puramente para mejorar la sociedad nicaragüense, colabora exclusivamente con grupos alineados con la oposición, subsidiando así efectivamente a la derecha del país.

“Uno de varios programas de USAID administrados por Creative Associates en Nicaragua se ha dirigido a grupos vulnerables en la costa caribeña del país. La empresa tapadera de la CIA juega con las diferencias allí, en la comunidad indígena Miskito y la población afronicaragüense ”, agregó.

Del mismo modo, en El Salvador los esfuerzos de Estados Unidos se califican como no partidistas. Pero en lugar de ayudar al partido izquierdista FMLN, Washington inyecta millones en el país a través de una miríada de ONG que promueven soluciones neoliberales y del sector privado a los problemas.

“Detrás de las conmovedoras fotografías, los proyectos de USAID en El Salvador están avanzando sigilosamente los intereses de la clase empresarial salvadoreña”, escribió la revista Jacobin.

Creative Associates ha estado en el corazón de este esfuerzo: desde 2001, la organización ha recibido 51 millones de dólares para proyectos en El Salvador. También ha estado a la vanguardia en el apoyo a la dictadura respaldada por Estados Unidos en Honduras, ayudando al Gobierno a militarizar su respuesta a los disturbios y otros problemas sociales allí.

Y si bien la organización se describe a sí misma como una que está en el negocio de la promoción de la democracia, a menudo está involucrada en todo lo contrario.

Saltman señala que la empresa estuvo involucrada en el golpe de Estado de 1991 en Haití, que destituyó del poder al presidente elegido democráticamente Jean-Bertrand Aristide. Cuando Aristide regresó al poder con aplastante triunfo electoral en 2000, Creative Associates volvió a trabajar, intentando remodelar el sistema de medios haitiano basado en el modelo estadounidense corporativo con fines de lucro.

Como era de esperar, en Venezuela Creative Associates también apoya al líder de la oposición respaldado por Estados Unidos, Juan Guaidó. Su asesor principal, Jeff Fischer, pidió al “régimen” de Nicolás Maduro que acceda a una elección organizada por la OEA, un grupo con sede en Washington que jugó un papel clave en el derrocamiento del presidente izquierdista boliviano Evo Morales en 2019. En sus recomendaciones, Fischer sugirió que una fuerza “internacional” tendría que ser enviada por aire para brindar seguridad en cualquier elección, y que el proceso debe ser diseñado por personas ajenas y no sujetas a las leyes venezolanas.

Soluciones creativas

Creative Associates International actúa esencialmente como un Gobierno semiprivatizado en muchos países, supervisando los sistemas de educación y salud, los servicios de seguridad y la gestión local. También proporciona una amplia gama de servicios clandestinos: espionaje, inteligencia y operaciones de cambio de régimen. Antes solo dominio de la CIA y otras agencias de tres letras, este tipo de trabajo ahora lo realiza en gran parte el sector privado.

Como dijo el cofundador de National Endowment for Democracy, Allen Weinstein, a The Washington Post“mucho de lo que hacemos hoy fue hecho de forma encubierta hace 25 años por la CIA”. La utilidad de esto es múltiple. Primero, subcontratar el trabajo de construcción de la nación a terceros con base en EE.UU. Permite a Washington mantener el control sobre un país sin una ocupación formal. En otras naciones, capacita a toda una clase de personas para que vean el mundo de una manera que favorezca los intereses corporativos y estatales de Estados Unidos. Además, hay muchas oportunidades para ganar enormes (y privados) beneficios de estos proyectos. La subcontratación de actividades sucias a empresas privadas también permite al Gobierno de Estados Unidos distanciarse de cualquier escándalo. Quizás lo más importante, sin embargo, es que no hay supervisión pública a las empresas privadas.

Como explicó Hoh, “puedes ocultar cosas utilizando estas empresas privadas. Las empresas privadas no se rigen por las solicitudes de la Ley de Libertad de Información. Si estás trabajando en Nicaragua con USAID, en teoría, todo tu trabajo debería estar disponible para los ciudadanos estadounidenses a través de la Ley de Libertad de Información y otros mecanismos. Pero si eres una empresa privada, no tienes eso en ningún grado. Así que hay mucho que se puede hacer con estas empresas privadas que el Gobierno no puede hacer, en particular con respecto a la negación plausible”.

En última instancia, Creative Associates International se ha convertido en una parte importante del complejo industrial militar-think tank estadounidense. Aunque técnicamente es una empresa privada, el hecho de que prácticamente la totalidad de su financiación provenga de Washington y que su directorio esté lleno de altos funcionarios estadounidenses demuestra que la organización es una parte integral de la estrategia global de Washington.

Sin embargo, el barniz de la privatización lo ayuda a evitar el escrutinio público que recibiría un departamento del Gobierno. Si bien los ejércitos mercenarios como Blackwater al menos han sido objeto de investigación, lo que ha hecho que el nombre de la empresa sea infame en todo el mundo, Creative Associates International ha pasado prácticamente desapercibida, exactamente como la directiva de la organización quiere que esté.

Tomado de CuabaDebate

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí