Foto: Internet

Bolsonaro, de 65 años y un escéptico de la pandemia, informó este martes que dio positivo al coronavirus, pero que se encuentra «perfectamente bien».

«Estoy bien, estoy normal, en comparación a ayer [lunes], estoy bien. Estoy hasta con ganas de caminar, pero por recomendación médica no lo haré», dijo Bolsonaro, con la mascarilla puesta, en una entrevista colectiva a la prensa en su residencia oficial. 

El mandatario explicó que los síntomas comenzaron el domingo con malestar y cansancio y se agravaron el lunes, cuando tuvo 38º de fiebre. Este martes su temperatura bajó hasta los 36º.

El presidente se está tratando con hidroxicloroquina, un fármaco del que es un fiel defensor, a pesar de que no se ha comprobado su efectividad para combatir el virus. 

«La vida continúa y es necesario cuidar a los ancianos, pero no hay necesidad de entrar en pánico», manifestó.

Pocos minutos antes de finalizar la entrevista, se alejó de los periodistas y se quitó la mascarilla. «Para que vean mi cara, estoy bien», volvió a decir.

Y de la misma forma que ha reiterado durante toda la pandemia, subrayó que los efectos colaterales para luchar contra el virus no pueden ser peores que la propia enfermedad. «¿Tenemos que preocuparnos por el virus? Sí. Pero también con el tema del desempleo, que está ahí», aseveró.

El pasado fin de semana, Bolsonaro y varios de sus ministros almorzaron con el embajador de EE.UU. en Brasil, Todd Chapman. Todos posaron sin mascarilla y sin respetar la distancia social. 

«No hago milagros»

Durante estos meses, el mandatario no ha cumplido con las recomendaciones sanitarias y ha asistido a numerosos actos públicos sin mascarilla, sin respetar el distanciamiento social y provocando aglomeraciones entre la población.

Además, se ha opuesto al cierre de los comercios y a las cuarentenas. Con país 1.623.284 infectados y 65.487 muertos en el país, el mandatario ha flexibilizado la ley sobre el uso de la mascarilla en lugares públicos como medida preventiva para evitar los contagios. 

El presidente Jair Bolsonaro visita sin mascarilla un hospital en Goias, Brasil, 5 de junio.Adriano Machado / Reuters

El hecho de que Bolsonaro nunca lleve mascarilla en Brasilia, de uso obligatorio en la capital desde el 30 de abril, llevó a un juez federal a obligarle a utilizarla en espacios públicos, pero otra magistrado anuló el fallo días después al considerarlo «innecesario».

Desde que comenzó la pandemia, el presidente ha dejado una buena colección de frases en las que ha menospreciado la situación. «¿Qué quiere que haga? Soy Mesías, pero no hago milagros. La vida es así», dijo al ser preguntado sobre las muertes por el virus, y refiriéndose a su segundo nombre, Mesías

«Mañana seré yo. Lógicamente, uno quiere tener una muerte digna y dejar una buena historia», añadió.

En otra ocasión, aseguró que si llegaba a contagiarse no tenía de qué preocuparse gracias a su pasado de atleta. «No tendría ningún síntoma: como mucho una gripecita, un pequeño resfriado», afirmó.

Tres pruebas previas

El mandatario se había realizado ya tres pruebas de detención del coronavirus, pero no quiso hacer públicos los resultados. En mayo, el diario O Estadao de S. Paulo exigió conocer las pruebas y la Corte Suprema obligó al Gobierno a presentarlas. Todos los resultados dieron negativos. 

Una de las pruebas realizadas a Bolsonaro se hizo en marzo después de un viaje oficial a EE.UU.. Durante ese mes, al menos 23 personas que participaron en el viaje y se hicieron el test dieron positivo, entre ellos, el secretario de Comunicación de la Presidencia, Fábio Wajngarten.

La polémica gestión de la crisis por parte de Bolsonaro provocó la salida de dos ministros de Salud, uno fue despedido y el otro dimitió.

También ha protagonizado toda una serie de encontronazos con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y ha ignorado repetidamente las medidas aconsejadas por el organismo internacional.

Bolsonaro es el cuarto jefe de Estado a nivel mundial que ha contraído el coronavirus. Le anteceden el primer ministro británico, Boris Johnson, el príncipe Alberto de Mónaco y el presidente de Honduras, Juan Hernández. 

RT en Español

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí