Foto: Internet

El ministro de la Presidencia del Gobierno de facto boliviano, Yerko Núñez, expresó este lunes que «lamentablemente hay una posición muy delicada con el hermano país de Argentina», durante una entrevista en el canal Unitel. 

El político, que asumió el cargo tras el golpe de Estado contra el exmandatario Evo Morales, fue consultado por las relaciones entre el país plurinacional y Buenos Aires, ciudad donde el líder indígena se encuentra exiliado

«Será la Cancillería la que tenga que hacer los acercamientos, porque no puede ser que se esté intentando proteger a un ciudadano que nos ha llevado al fraude electoral», manifestó Núñez. Además, sumó: «No compartimos la posición de Argentina».

La Administración autoproclamada podría reclamarle a Buenos Aires

Por su parte, la ministra de Relaciones Exteriores de Bolivia, Karen Longaric, dijo públicamente: «Vamos a consultar —a la Organización de las Naciones Unidas (ONU)— si está permitido que los refugiados emitan opiniones de carácter político o realicen actos que pongan en peligro la estabilidad del país que los persigue». Los últimos días, Morales brindó reportajes y charlas, visitó redacciones periodísticas y se mostró al público en varias oportunidades. 

En caso de recibir una respuesta convincente de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), podrían enviarle una «queja formal» al Gobierno argentino.

Por su parte, el mandatario peronista, Alberto Fernández, sostiene que en Bolivia se produjo un golpe. Asimismo, la Cancillería del Cono Sur todavía no reconoció a los diplomáticos designados por la presidenta autoproclamada de Bolivia, Jeanine Áñez. 

«El Ministerio de Gobierno está trabajando en la detención de Morales»

En otro tramo de su entrevista en la televisión boliviana, Núñez sostuvo que se podría notificar a la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) para una posible detención del referente aymara en Argentina. «El Ministerio de Gobierno está trabajando en ese tema, se están haciendo todas las representaciones correspondientes», dijo el funcionario.

A su vez, prometió: «Si alguien tiene que rendirle cuentas a la Justicia, este Gobierno le va a garantizar la independencia de poderes, con un proceso justo«. Al respecto, señaló que «no se puede vivir lo de los últimos 14 años, cuando el que pensaba distinto era perseguido». En ese marco, el ministro de facto repasó que Evo también es acusado de «sedición»

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí