Foto: Internet

El bloqueo de Estados Unidos a Cuba es el sistema de sanciones más injusto, severo y prolongado que se ha aplicado contra país alguno. El sistema de salud cubano ha sufrido graves afectaciones por la política de bloqueo contra Cuba, derivadas de las dificultades para adquirir medicamentos, reactivos, instrumental, piezas de repuesto para equipos médicos y otros insumos necesarios para el funcionamiento del sector, todo lo cual tiene que obtenerse en mercados alejados y, en muchas ocasiones, con el uso de intermediarios, lo que impone el incremento de los precios de estos insumos.

En el período comprendido entre abril de 2018 a marzo de 2019, la afectación al sector de la salud asciende a 104 millones 148 mil 178 dólares estadounidenses, cifras que representa 6 millones 123 mil 498 dólares más que lo reportado el pasado año. La afectación acumulada anuestro sector es de 2 mil 913 millones 772 mil 858 dólares, desde el inicio del bloqueo hasta la actualidad.

En el período analizado, la empresa importadora y exportadora cubana de productos médicos MEDICUBA S.A., realizó solicitudes a más de 30 compañías estadounidenses para la adquisición de los insumos necesarios para nuestro sistema de salud. Hasta la fecha, solamente se han recibido las respuestas de las empresas Agilent y Cook Medical, las cuales refirieron que, debido a las regulaciones del bloqueo, no podían vender a Cuba ningún medicamento.

A su vez, Cuba se ve imposibilitada de adquirir en el mercado estadounidense el Óxido Nítrico, utilizado para la prevención o el tratamiento eficaz de las crisis de hipertensión pulmonar aguda, las cuales pueden ser graves e incluso mortales. Entre el 8 y el 10 por ciento de las operaciones anuales del Cardiocentro Pediátrico William Soler, son realizadas a niños que padecen esta enfermedad. El Óxido Nítrico, debido a su contenido potencialmente explosivo, solamente puede ser transportado en barco y por tiempos cortos, lo que impide su traslado desde mercados lejanos.

Adicionalmente, el retroceso experimentado en las relaciones bilaterales ha impactado negativamente en el intercambio académico y científico de los profesionales y técnicos de la salud cubanos y estadounidenses. Por solo citar un ejemplo, el Instituto de Gastroenterología de Cuba notificó que, debido a las nuevas regulaciones impuestas por el gobierno de Trump, se cancelaron los encuentros previstos sobre Hepatología entre expertos de ambos países, planificados para el presente año.

Cuba cuenta con dos Memorandos de Entendimiento firmados en 2016 entre el Minsitro de Salud cubano en ese año, Dr. Roberto Morales Ojeda y la Secretaria de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, en aquel entonces Sylvia Burwell, para la colaboración entre ambos países en el área del control, investigación, vigilancia, seguimiento y evaluación del cáncer. Luego de la firma de estos memorandos se realizaron disímiles acciones de cooperación e intercambios de delegaciones y especialistas relacionadas al tema del cáncer. Sin embargo, a partir del 2017, con la nueva administración de los Estados Unidos, estos intercambios fueron paralizados, y aún no han sido reanudados.

Un ejemplo reciente de esta política hostil de los Estados Unidos hacia Cuba fue la negativa de visado a la delegación cubana, que encabezada por el Ministro de Salud José Angel Portal Miranda, se disponía a participar en el 57 Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en el cual Cuba es país miembro, y a pesar del reconocimiento mundial a la labor que realizan los profesionales cubanos de la salud en las más variadas geografías del orbe y de su carácter voluntario.

Más que valores y cifras, el verdadero impacto del bloqueo contra Cuba está en el sufrimiento, la angustia y la desesperación que provoca esta situación en los pacientes y sus familiares, al no poder contar con el medicamento idóneo para la atención de una enfermedad y, en muchas ocasiones, en el momento necesario para salvar una vida. Este dolor no podrá ser jamás cuantificado, su valor humano está por encima de todo.

Sobran los desgarradores ejemplos de cómo el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto contra Cuba, atenta contra la salud del pueblo cubano, lo que equivale a violar su derecho a la vida.

Los próximos 6 y 7 de noviembre, el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla dará lectura al informe: “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y finaniero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, con el objetivo de poner a consideración de las Naciones Unidas el proyecto de resolución para poner fin al bloqueo de Estados Unidos contra Cuba. Como cada año, confiamos en la condena casi unánime de los países miembros de las Naciones Unidas. (En los últimos dos años sólo han votado en contra Estados Unidos e Israel y no se ha presentado ninguna abstención).

A continuación, agradecemos a los funcionarios de otros países que se han solidarizado con nuestro sistema de salud:

“La política no debería ser un problema cuando se trate de un sector como la salud, cuando se trate de salvar vidas, y nosotros continuaremos trabajando en esto.”

Rosa Luisa DeLauro, representante de los Estados Unidos para el tercer distrito del Congreso de Connecticut y miembro del Partido Demócrata (2 de octubre 2019)

Conocemos la situación difícil que vive Cuba pero tenemos la confianza en la resistencia del pueblo cubano. Es un pueblo con mucho coraje.

Excmo. Sr. Kyaw Tint Swe, Ministro de la Unión para la Oficina de la Consejera de Estado y enviado especial del Gobierno de la República de la Unión de Myanmar (3 de octubre 2019)

Babo Soares reafirmó la posición de su gobierno en contra del injusto bloqueo económico impuesto a Cuba durante casi 60 años, expresada en su discursoen el 74 Período de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Excmo Sr. Dionisio Babo Soares, Ministro de Negocios Extranjeros y Cooperación de la República Democrática de Timor Leste (3 de octubre 2019)

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí