Foto: Internet

La pobreza en Argentina aumentó de 32,0% a 35,4% en el primer semestre del año, el nivel más alto desde el colapso de la economía en 2001.

Se encuentran por debajo de la línea de pobreza 10 millones 015 mil 728 personas”, más de un tercio de las que viven en los 31 grandes centros urbanos del país, dijo el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

En un acto de campaña para los comicios del 27 de octubre, Macri había anticipado horas antes que el guarismo oficial:

“Lamentablemente va a reflejar la situación que estamos viviendo y aunque duela, hay que mirarlo de frente”.

El peor indicador histórico fue posterior a la crisis de 2001, cuando el Indec midió una pobreza de más de 55%, tras la caída del régimen de tipo de cambio fijo y privatizaciones.

Desde aquellos tiempos, el índice -que según las autoridades engloba a la población que no puede comprar alimentos u otros productos y servicios básicos como ropa y transporte-, bajó hasta ubicarse en 26% en 2013.

“La devaluación (de 20% desde agosto), ocurrida luego de esta medición del Indec, ya va a empezar a impactar y, sobre todo, en los siguientes tres meses, lo que generará otra suba de la pobreza”.

El índice de indigencia, que mide dentro de la pobreza a quienes no pueden satisfacer sus necesidades mínimas de ningún tipo, aumentó de 6,7% a 7,7% en igual período, entre el segundo semestre de 2018 y el primero de 2019.

En el segundo año de Macri en el poder, en 2017, la pobreza se situaba en 25,7% y desde entonces no cesó de crecer, con una recesión que se arrastra desde el año pasado cuando la economía cayó 2,5% y el desempleo subió hasta el 10,6%.

Macri había prometido “una pobreza cero” durante la campaña electoral de 2015 que lo llevó a la Casa Rosada, la sede de la presidencia.

Efectos de la inflación

En el Gran Buenos Aires, (la periferia de la capital), la zona más poblada, la pobreza supera el 34,8%, según el Indec.

Argentina tiene 45 millones de habitantes, pero el Indec sólo mide los 31 mayores aglomerados urbanos.

Según Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la universidad privada UCA.

“La inflación está desgastando la capacidad adquisitiva de los sectores mas pobres y de las clases medias bajas”,

Macri ha dicho que Argentina tiene “potencial agrícola productivo para alimentar a 400 millones de personas”.

Sin embargo, Fernández sostiene que:

el gobierno “va a terminar su mandato con un 40% de pobres” y una inflación de 55% anual, de acuerdo a cálculos del Banco Central.

“Para compensar la pérdida de poder adquisitivo, muchos hogares buscaron ingresos complementarios”, dijo este lunes en un informe la consultora Elypsis.

Frente a la presión de las movilizaciones de las organizaciones sociales de pobres y desocupados, el Congreso acaba de aprobar en forma casi unánime un proyecto de ley de emergencia alimentaria.

La ley contempla un aumento de 50% en las partidas de ayuda y asistencia alimentaria, equivalente a unos 8 mil millones de pesos (135 millones de dólares).

(Con información de 24matins.es)

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí