por Dr. Juan C. Dupuy Núñez[1]

Entre los años 2001 y 2004 me desempeñé como Jefe del Programa Integral de Salud (PIS) en Eritrea, África. Durante el mes de junio de 2002, en el marco de la reunión anual de Jefes de Misiones Médicas del PIS, sostuvimos, junto los 18 jefes de misiones en aquel entonces, un encuentro con nuestro querido Fidel.

Fidel me hizo 149 preguntas del país donde laboraba.

Fue una experiencia extraordinaria, pues pude apreciar el interés del Comandante de la Revolución cubana por los destinos de los pueblos del mundo y en especial de los más desposeídos. Con una impresionante secuencia lógica de las preguntas, los compañeros de la UJC nacional las circularon al resto de los coordinadores de las misiones médicas en el exterior, con las que se elaboraron integrales monografías de los países donde prestábamos colaboración.

Al finalizar el intercambio nos enfatizó que debíamos seguir ayudando a Eritrea y luchar por la fundación de una escuela de medicina, tarea que cumplimos, en función de la formación de recursos humanos de las ciencias médicas en ese hermano país.

Recuerdo sus palabras al final de las preguntas. “Te he preguntado más por ser el país del que menos conocía, tenemos que ampliar la ayuda”.

A finales del 2005, fui convocado para asistir a las víctimas del huracán Katrina, que afectó a tres estados del sur de las EEUU.

Luego de una intensa preparación, a la espera de la decisión del gobierno norteamericano (la cual nunca llegó,) fue oficialmente fundado el Contingente Internacional “Henry Reeve” por nuestro querido Comandante en jefe. Rápidamente entramos en acción y su presencia física en todo momento nos enaltecía y comprometía sobremanera en el cumplimiento exitoso de cada una de las misiones asignadas.

Intensas lluvias, que provocaron inundaciones y deslaves en Guatemala, convocaron al Contingente “Henry Reeve” en lo que fue su primera misión en la práctica.

Cuando regresaba a la capital luego del despliegue de una de las brigadas, recibí una llamada diciendo que en una Mesa Redonda él había preguntado por mí. Le habían dicho que estaba en Guatemala, atendiendo a los damnificados de las intensas lluvias.

Entonces indicó que debía partir para Pakistán al frente de la brigada médica, reclamando de esta forma mi regreso de inmediato a la Patria para liderar la brigada emergente para asistir las víctimas del devastador terremoto ocurrido en Pakistán.

Recuerdo cuando  nos despidió, trasmitiendo en todo momento mensajes de confianza, compromiso y respeto a los credos nacionales, a cada una de las brigadas que asistieron a las víctimas del terremoto de Pakistán.

Fueron atendidos más de 1 millón 800 mil pacientes durante los 7 meses que estuvimos brindando asistencia médica a los damnificados.

Todos los días de aquella gran epopeya que compartimos junto a Bruno Rodríguez Parrilla, como jefe de la misión estatal, recibíamos el acompañamiento y las indicaciones precisas de nuestro invicto líder histórico.


[1] Coordinador fundador del Contingente Médico Internacional para el enfrentamiento a desastres y graves epidemias “Henry Reeve”. Miembro actual de la Misión Médica Cubana en Venezuela.

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí