Internet
Internet

Por: Milagros Pichardo

Continuar defendiendo y promoviendo principios basados en la soberanía, cooperación, solidaridad e independencia de las naciones, fue el punto común en las intervenciones de la XVIII Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), celebrada este lunes de manera virtual.

Los jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros y otros representantes reafirmaron su compromiso de continuar fortaleciendo este mecanismo integrador a sus 16 años de fundado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y el Comandante Hugo Chávez Frías.

El debate se centró, fundamentalmente, en el análisis de la coyuntura política regional y en los retos que impone la pandemia de la COVID-19, así como en la importancia que representa para el bloque la reincorporación de Bolivia. Motivo de celebración también resultó la victoria del Gran Polo Patriótico en Venezuela y la reelección de Ralph Gonsalves como primer ministro de San Vicente y las Granadinas, así como el triunfo de Timothy Harris, quien fuera reelegido como primer ministro de San Cristóbal y Nieves.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, como moderador del intercambio, explicó que la decisión de crear el ALBA-TCP se realizó sobre la base de fundar una alternativa antineoliberal, solidaria, popular y humanista, y que los retos hacia el futuro están en articular la cooperación y el desarrollo de nuestros pueblos. 

Mencionó que las cancillerías han estado trabajando en un conjunto de propuestas y documentos para asumir con fuerza y dinamismo el año 2021. «El ALBA es campeón mundial en la defensa de las causas justas, de la dignidad y del derecho de la humanidad a la vida, a la paz, al desarrollo», resaltó.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega; los primeros ministros de Dominica, San Vicente y las Granadinas, y Antigua y Barbuda; Roosevelt Skerrit, Ralph Gonsalves y Gaston Browne, respectivamente, entre otros representantes, condenaron el hegemonismo y abogaron por el multilateralismo, a la par que rechazaron las medidas coercitivas contra naciones soberanas y la injerencia de las potencias en los asuntos internos de países en desarrollo. Agradecieron el apoyo brindado por Cuba a los países de la región y del mundo en la lucha contra la COVID-19, y resaltaron la importancia del ALBA como vanguardia política y foro para coordinar las posiciones valientes y revolucionarias en el área.

BOLIVIA VUELVE A SU CASA

Los participantes en el encuentro celebraron el regreso del Estado Plurinacional de Bolivia a la Alianza. El presidente de ese país, Luis Arce, en un videomensaje, expresó: «Volvimos al ALBA-TCP y ahora reafirmamos nuestro compromiso con sus principios de solidaridad, integración, complementariedad, respeto mutuo, justicia, equidad, respeto a la diversidad cultural y armonía con la naturaleza».

Añadió que los logros alcanzados en esta década y media no son pocos, ni fueron fáciles; sin embargo, «nuestro deber es seguir avanzando para alcanzar la unidad de nuestros países y continuar la obra de nuestros antecesores». Agregó que avanzar en la actualidad supone asumir medidas que incentiven el crecimiento y fortalecimiento de instrumentos soberanos y sostenibles que tengan a la humanidad como eje central. Destacó, además, el papel del ALBA como un instrumento contra el neoliberalismo, el sometimiento y la exclusión, y que fortalecerla no es una opción, sino una necesidad imperiosa.

PRINCIPALES ACUERDOS 

Entre los principales acuerdos de la Cumbre se destacan la reactivación del Consejo Económico del ALBA, y del Sucre como moneda de intercambio, la activación de las criptomonedas, el fortalecimiento de Petrocaribe y del Banco del organismo que ocupa espacios de auxilio y financiamiento de los Estados miembros.

Alba Comunicativa fue otro de los mecanismos propuestos, planteando que, de forma quincenal y a nivel de Cancillería, se debatan las agendas nacionales e intereses comunes. Se propuso que desde Bolivia se coordine el Consejo Social del bloque, con la perspectiva de que, para la integración, es necesario aumentar el intercambio no solo entre los Gobiernos, sino entre los pueblos. 

La creación de un Banco de Medicamentos, fundamentalmente de vacunas contra el SARS-COV-2, fue un planteamiento frecuente entre los representantes de cada una de las delegaciones, y se decidió que fuesen Cuba y Venezuela quienes coordinen este proyecto.

Los participantes votaron por unanimidad a favor de que el exministro y exrepresentante Permanente de Bolivia ante la Organización de Naciones Unidas, Sacha Llorenti, asuma la secretaría general de la Alianza. Una vez electo, leyó la declaración de la XVIII Cumbre del ALBA-TCP, en la que se reivindicó el ideario de los próceres de la independencia latinoamericana y caribeña, «como memoria histórica y cultural que nos enlaza en un instrumento de unidad y desarrollo de nuestros pueblos», y se declaró al organismo en consulta y actividad permanente.

Tomado de Granma

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí