Foto: Internet

La extrema derecha de origen cubano basificada en Miami, con el apoyo de organizaciones terroristas, ha boicoteado durante más de cuarenta años la presentación en distintas ciudades norteamericanas de artistas cubanos residentes en la Isla.

Nuestros artistas actuando en escenarios de Los Ángeles, Nueva York y Miami —e incluso en otras naciones—  han sido objeto de variados tipos de agresiones, lo cual no ha influido en su voluntad de continuar divulgando la cultura cubana en diferentes latitudes.

El 24 de julio de 1976, la organización terrorista Omega-7 se adjudicó el intento de volar un teatro en Nueva York donde actuaban varios artistas procedentes de Cuba.

El 20 de abril de 1978 el Grupo Moncada se disponía  a celebrar una velada artística en el teatro Wilshire Ebell, de Los Ángeles, pero una caterva de emigrados de origen cubano se abalanzó sobre el local y arrasaron con todo lo que encontraron a su paso, hasta que tuvieron que intervenir fuerzas de la policía para imponer el orden.

En mayo el Ballet Nacional de Cuba realizó una gira por San Diego, San Francisco y Los Ángeles.  En esta última ciudad los cabecillas de Alpha 66 organizaron una manifestación de protesta frente al Shrine Auditorium, en la que tuvo que intervenir la policía.

El 14 de junio la organización terrorista Abdala se atribuyó una provocación contra el Ballet Nacional de Cuba en el Lincoln Center, de Nueva York.

El 13 de julio la organización terrorista “Comandos Pedro Luis Boitel” (CPLB) se acreditó la colocación de una bomba en el hotel donde se alojaba una delegación artística de Cuba en San Juan, Puerto Rico.

El 8 de agosto, en la misma ciudad, la agrupación CPLB se adjudicó la colocación de otro artefacto explosivo en el teatro de la Universidad, contra la actuación del Ballet Nacional de Cuba.

El 28 de diciembre de ese mismo año la organización terrorista Omega-7 se atribuyó la colocación de una bomba en la Misión de Cuba ante las Naciones Unidas, en Nueva York, y de otro artefacto explosivo en los locales del Lincoln Center, también en esta ciudad, donde actuaba la Orquesta Aragón.

Omega-7 es responsable de múltiples hechos violentos que cobraron la vida de emigrados cubanos como Eulalio José Negrín, que luchaba a favor del levantamiento del bloqueo, por la reunificación familiar y la normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, también es responsable del asesinato del diplomático cubano Félix García Rodríguez y del técnico de la Flota Camaronera del Caribe Artaigñán Díaz Díaz, entre otros.

En abril de 1980 los trovadores Vicente Feliú, Augusto Blanca y Lázaro García, acompañados por la joven Sareska Pantoja —hija de Orlando Pantoja Tamayo (Antonio) uno de los guerrilleros cubanos que cayó en combate el 7 de octubre de 1967 en la Quebrada del Yuro— se encontraban en La Paz, Bolivia, invitados por la Universidad de San Andrés, y ofreciendo conciertos en varias ciudades.

En medio de un clima de inestabilidad política que presagiaba un golpe de estado, fueron detenidos en la vía pública y conducidos a una unidad policiaca a fuerza de empujones y culatazos, donde resultaron acusados de “agitadores comunistas”.

Después de ser objeto de maltratos y golpeaduras, fueron colocados frente a un muro y sometidos a un simulacro de ametrallamiento.

Cuando sintieron la manipulación de los fusiles no se dejaron impresionar, se tomaron de las manos y se mantuvieron firmes, lo cual desconcertó a sus represores.

Por las rápidas gestiones de la presidenta de la Casa de las Américas Haydée Santamaría, y de un ágil movimiento de solidaridad internacional en el que participaron Gabriel García Márquez, Silvio Rodríguez, Miguel Otero Silva, Eduardo Ramos y Tony Pinelli, nuestros compatriotas fueron puestos en libertad y viajaron a Panamá, donde los recibió el embajador cubano Miguel Bruguera del Valle, quien los condujo a un hospital para ser atendidos.

Al llegar a La Habana fueron recibidos en la Casa de las Américas y algún tiempo después Augusto Blanca compuso una canción titulada La Mano Amiga, que constituye un canto a la amistad y la firmeza revolucionarias.

El 11 de julio de 1983 Omega-7 amenazó con dinamitar los instrumentos de la Orquesta Aragón durante su estancia en Nueva York, donde sus músicos se encontraban invitados para brindar un concierto.

Durante el año 1991, en la ciudad de Miami, la agrupación terrorista Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) mediante presiones políticas, amenazas y chantajes, logró que las autoridades del condado Dade, aprobaran un proyecto de ley que prohibía la actuación de artistas cubanos en su jurisdicción.

El 11 de julio de 1996 varios emigrados de origen cubano lanzaron una bomba incendiaria contra el Centro Vasco, en Miami, para repudiar la presentación de la vedette cubana Rosita Fornés.

 Poco tiempo después, un promotor musical recibió llamadas telefónicas amenazadoras y tuvo que cancelar la actuación de la Orquesta Aragón.

Más tarde los asistentes a un concierto del pianista cubano Gonzalito Rubalcaba, fueron agredidos por unos doscientos manifestantes encabezados por Javier Souto, comisionado del Condado Dade.

En 1997 se reportaron varias amenazas de explosión de bombas contra el personal de la emisora radial WRTOFM, en Miami, después que anunciara en su programación la inclusión de canciones de músicos cubanos residentes en la Isla.

El 7 de abril de 1998, en el club nocturno Amnesia, en Miami Beach, poco antes de la actuación del músico cubano Orlando Valle (Maraca), fue recibida una señal anónima advirtiendo que había sido colocada una bomba.

Como consecuencia de esta alarma fueron desalojadas unas dos mil personas.

Posteriormente se presentó en el lugar la policía local, y detectó una bomba incendiaria que fue detonada por especialistas en explosivos. Afortunadamente no hubo que lamentar pérdidas de ningún tipo.

Durante los días 12 y 13 de julio de 1998 el diario The New York Times publicó una entrevista al terrorista internacional Luis Posada Carriles quien reconoció su participación directa en numerosas acciones subversivas contra Cuba

El apoyo recibido de la Fundación Nacional Cubano Americana y su estrecha vinculación con agencias norteamericanas de inteligencia. En una parte de su intervención expresó: “La CIA nos lo enseñó todo, cómo usar explosivos, cómo matar, hacer  bombas… nos entrenaron en actos de sabotaje”.

El 26 de agosto de 1998 durante la actuación del conocido músico cubano Francisco Repilado (Compay Segundo), en el salón de conciertos del Centro Midem, en Miami, se reportó otra amenaza de la explosión de una bomba, lo que provocó que el público abandonara precipitadamente el local.

Al día siguiente, los terroristas lograron colocar el artefacto incendiario, pero fue desactivado a tiempo por las autoridades policiales.

Después se conoció otra amenaza de bomba recibida en el Hotel Seville, de Miami, poco antes de la actuación de la prestigiosa vedette cubana Rosita Fornés, pero la gerencia del hotel canceló la función.

Posteriormente, en el club Miami Arena, se reportó que un grupo de emigrados cubanos lanzó una violenta agresión contra el público que disfrutaba la actuación de la popular orquesta Los Van Van, bajo la dirección de Juan Formell.

El 26 de abril del 2001 fueron capturados por una unidad marítima de Tropas Guardafronteras los contrarrevolucionarios de origen cubano Ihosvani Surí de la Torre, Santiago Padrón Quintero y Máximo Pradera Valdés, cuando intentaban penetrar clandestinamente por la costa norte de Villa Clara, con el propósito de ejecutar actos terroristas entre los que se incluía la voladura del internacionalmente conocido cabaret Tropicana.

El 12 de noviembre del 2008 durante una entrevista ante el programa Entre Nos, en el canal Gen TV, de Miami, el popular cantante cubano Paulo Alfonso Fernández Gallo (Pablito FG), afirmó que durante toda su vida “ha creído en el Comandante” y que ha podido hacer música en su país porque “Fidel no me ha engañado”.

El afamado artista expresó más adelante: “Creer en Fidel hasta cierto punto ha sido una suerte, nosotros hemos sido por toda una vida gente que ha creído en el Comandante y hemos vivido tranquilamente, honradamente, haciendo nuestros sueños artísticos”.

En el Club La Covacha, donde Pablito FG tenía previsto actuar, se recibieron varias amenazas telefónicas. Su dueña, la señora Teresa Klumpp informó sobre la situación creada a las autoridades policiales correspondientes y declaró que no suspendería el espectáculo.

Este artista cubano también tenía otras presentaciones en el Café Cristal, ubicado en el área de Kendall y en el Club Rancho Grande, en Hialeah.

El 31 de enero de 2010 la orquesta Los Van Van se presentó en el James L. Knight Center, de Miami. A pesar de que un numeroso grupo de personas se desgañitaron insultando a los músicos cubanos y ofendieron con frases soeces al público, el espectáculo fue un rotundo éxito. Las gestiones del congresista Lincoln Díaz Balart para prohibir la entrada de la orquesta al territorio de la Florida habían fracasado.

A finales del 2019 fue cancelado un concierto de Jacob Forever y más tarde a la carismática cantante cubana Haila María Mompié le prohibieron sus presentaciones en el territorio estadounidense.

También han sido afectados artistas como el músico Descemer Bueno y Gente de Zona, una agrupación que fue excluida del concierto de fin de año en Miami, a finales de diciembre pasado.

Ahora, cuando constantemente se producen nuevas agresiones contra nuestra patria, nuestros artistas en nombre de Cuba, seguirán cosechando nuevos éxitos en cualquier escenario que los convoquen.

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí