Internet
Internet

Yunior García vuelve a hacer uso del discurso para mediante este llevar a la palestra su narrativa de subversión. El dramaturgo no fue elegido al azar, el arte del discurso, la oratoria, el lenguaje como medio para ejercer influencia en las mentes de las personas, las relaciones de poder en el discurso, ideologías, todo entendible desde el Análisis Crítico del Discurso (ACD).

En un análisis anterior a la subversión política ideológica que se lleva contra Cuba desde la lingüística aplicada, ya mencionaba los recursos más generales que se emplean para influir sobre la conciencia social y en tal sentido se ve la contextualización de esta acción a la realidad cubana.

Lea también:

Un análisis desde la Lingüística a la subversión política Ideológica en Cuba

La llegada de Yunior es un fenómeno que desde lo lingüístico también se pudiera explicar, pues él mismo es un constructo comunicativo, es una construcción simbólica, que por supuesto es algo preparado desde laboratorios imperiales.

No obstante, Yunior es un personaje singular, dramaturgo, orador, mediático, posee la retórica del discurso, es en contra de lo que pudiera pensar, un intelectual en el área de las letras, teatro, las humanidades, es alguien que sabe cómo venderse e influenciar a un público de personas.

El caso Yunior solo varía en las potencialidades que tiene para llevar a la práctica la narrativa de subversión. He estado pendiente al personaje creado, son los mismos recursos, pero con una cara más representativa de lo que quizás imaginaban crear desde el discurso.

Edificar esa Cuba que necesitan para justificar todas las acciones criminales que el gobierno de los Estados Unidos ha llevado y lleva a cabo contra nuestro pueblo.

Ya lo dijo Biden, el contexto ha cambiado, nada de flexibilizar, nada de retomar el diálogo por el momento, están probando una nueva fórmula o mezclando varios ingredientes de viejas recetas.

La cuestión es que algo si ha cambiado y de manera considerable, la forma de comunicar y de entender la realidad. Todo parte de una imagen que se fabrica, se inserta en las mentes de las personas y si bien de alguna manera no es real, crea una red de estructuras que da vida a una existencia paralela a la realidad. Sé que se ha mencionado mucho, pero es un hecho que nos conduce a un análisis complejo y multidisciplinario.

Recordar que la imagen es la causa secreta de la historia. El hombre es siempre un prodigio de ahí que la imagen lo penetre y lo impulseLa imagen como absoluto, la imagen que se sabe imagen. La imagen como la última de las historias posibles. La imagen como forma de diálogo, como forma de comunicación. José Lezama Lima (1910-1976)

Hablamos de una psudorealidad que es altamente mutable, que se adapta, se manipula, se distorsiona, se vuelve a fabricar, pero los cambios que ocurren no son de interés para el público. El público solo asume el cambio, el producto final transitorio, no le presta interés alguno a los factores de cambio, al trasfondo, en resumen, mañana podríamos volver al concepto de tierra plana y pocos prestarían atención a ese enunciado, lo asumirían, pocos se acordarán de la ciencia.

Para contextualizar un poco más el ejemplo, la imagen, que podríamos llamar también signo lingüístico, tiene un trasfondo conceptual, un fino hilo que une a un objeto de la realidad con la propiedad histórica y socialmente asignada. Una de las estrategias que utiliza el enemigo, es desconectar el signo de su concepto y atribuirle nuevas propiedades, en la era de la poscomunicación esto es más que posible.

En tal caso la palabra socialismo, que tiene un concepto histórico social establecido y que forma parte del saber enciclopédico social de los cubanos, se aísla, se desconecta de sus propiedades y se le añade otro significado, no tiene que ser real, solamente debe ser asumido como tal por las personas.

Lo anterior se aprecia desde la contradicción entre la Cuba real y la ficticia, esa que intenta por todos los medios construir el enemigo desde su superestructura comunicacional dígase: los grandes medios de comunicación, las redes sociales y los diferentes actores inmersos en la construcción discursiva. Es aquí donde entra en escena Yunior, para dar legitimidad a la narrativa de subversión.

Quizás la realidad que cuenta el dramaturgo sea una mentira bien maquillada, al inicio una persona inteligente con capacidad media de análisis crítico puede ver a través de esta, como cuando abres el envoltorio de un caramelo y encuentras que alguien se lo comió y lo remplazó con una piedra.

El que todavía no abrió el envoltorio sigue creyendo que es un caramelo, tarde o temprano todos van abrir el envoltorio y se darán cuenta de la estafa, por tanto, la psudorealidad no es suficiente, se debe construir un contexto donde aflore al menos una realidad parcial, de aquí el interés de Yunior y su secta de Archipiélago por que se materialice el enfrentamiento entre el gobierno y el pueblo, entre el sector militar y la sociedad civil y fragmentar todos los sectores en diferentes grupos de acuerdo a su propia agenda y no a las necesidades reales de estos.

En una escala de tiempo lo antes mencionado se traduce en San Isidro, 27 N, 11 de julio y 15 N. Todos estos eventos involucran a una serie de actores y a la vez son pilares de una narrativa subversiva. También han servido de base discursiva para la creación en redes sociales de una psudorealidad que se impone como una realidad inmediata, pero de corta duración, lo que podría servir para llevar acciones contra nuestro país con un respaldo de organizaciones internacionales.

Análisis de la Declaración de Yunior García del 11 de noviembre tomado de su muro de Facebook.

Empecemos diciendo que la declaración de forma general es un discurso de subversión que se estructura de forma consciente desde la posverdad para continuar la narrativa que se ha tratado de construir posterior a lo ocurrido al 11 de julio en adelante por parte de los tanques pensantes al servicio del imperio.

Dice el dramaturgo:

  1. Jamás convertirme en lo mismo que crítico.
  2. Buscar siempre el equilibrio entre sensatez, firmeza y responsabilidad

¿Qué es lo que realmente critíca? Nadie lo sabe con exactitud, en las diferentes declaraciones del dramaturgo, este no se refiere a ningún punto en particular, no tiene una línea de acción, no tiene un programa serio, no parece siquiera saber hacia dónde se dirige con sus acciones. ¿Qué significa buscar el equilibrio entre sensatez, firmeza y responsabilidad? ¿Qué es eso? ¿Budismo?

Todo lo que habla es ambiguo, plano y lleno de vacíos de la información.

Empecemos el análisis lingüístico

¿Qué es la subversión?

En primer lugar, desde un punto de vista lingüístico, para Pérez (2001) la subversión implicaría una forma del lenguaje que consigue ir más allá del discurso puramente referencial, adquiriendo los matices de un discurso poético, por lo que deviene inminentemente simbólico y de fuerte carácter ideológico.

 […] pensar en la subversión como en la desviación de las fuerzas habituales de los lenguajes […]. Se trata de ver aquí las posibilidades que tiene el lenguaje para transgredir su propia naturaleza comunicadora, para hacer de la comunicación y de su ausencia en el silencio, ideología.

La ideología funciona como perturbación de los equilibrios y de las linealidades de la consciencia. Como un río subterráneoprofundo-, está la subversión, siempre ideológica, entrando en juego para condicionar las lecturas del lenguaje y para imprimirle una carga de valor muy alto, tanto a lo que dice como a lo que calla, al cómo dice lo que dice y al porqué no dice lo que silencia (p. 130).

Las palabras Talismán

Las palabras talismán son aquellas palabras que tienen un significado social y que socioculturalmente han acompañado al hombre en su devenir histórico a lo cual se le añade el significado que tienen para las sociedades. Las palabras talismán tienen a diferencia de una palabra común un trasfondo universal. Estas palabras pueden ser las siguientes: familia, pueblo, nación, libertad, derecho etc.

En su declaración Yunior utiliza la palabra nación: el menciona Nación toda. Nación, como veníamos mencionando es una palabra talismán con marcado significado social, por otro lado, toda tienen función de intensificador y hace referencia al concepto unidad. Claro está que estas palabras por como fueron utilizadas en la declaración de Yunior han sido alteradas, su relación con el contexto ha sido alterada, se distorsiona esta relación, por lo tanto, se evidencia su uso para manipular. Yunior no representa a toda la nación, esto es evidente.

Selección léxica

En su declaración Yunior hace una selección léxica de palabras como Seguridad del Estado, Asamblea Nacional, Fiscalía, Dignidad, Civismo. Primero, utiliza palabras que tiene que ver con la institucionalidad, palabras que tienen un trasfondo social, después utiliza conceptos como Dignidad, Civismo, Firmeza. Por supuesto, estas palabras le confieren al texto una carga emotiva que como ya se ha mencionado inhibe a las personas de usar el pensamiento crítico, pues tanto las palabras talismán como el uso de una selección léxica con una carga emotiva y un trasfondo social es lo que se conoce como detonantes de la conciencia, palabras que activan procesos que tienen que ver con los marcos cognitivos, que no es más que la experiencia acumulada de las personas hasta el momento de desarrollo bio-psico-social que han alcanzado. Para entender mejor este fenómeno, podemos poner el ejemplo de la palabra bloqueo, esa palabra esta relacionada con otras que conforman cadenas léxicas que activan experiencias sociales con respecto a este fenómeno, hambre, escasez, apagones, etc.

La narrativa de subversión, es primero una narrativa en la mente, después una psudorealidad, después se construye una verdad inmediata, después se crean las condiciones que favorezcan la estrategia de subversión, en caso de Cuba, la «represión del gobierno al pueblo«, la necesidad de cambio como única salida al problema. Pero: ¿qué tipo de cambio sería?, nunca se dice, pero siempre implica un retroceso de los programas sociales que los gobiernos progresistas han llevado a cabo, de regreso a una política neoliberal privatizadora capitalista que nada tiene que ver con la libertad ni los derechos del pueblo, ni mucho menos con la democracia.

No quisiera extenderme mucho, aunque me siento algo complacido de brindarle al pueblo ciertos elementos para que entiendan un poco de lo que hace el imperio con tal de ver a la Revolución caer. Sin embargo, se encuentran con hombres de ciencia, con el futuro en el presente, con las ideas, que pueden más que las bombas.

Para mi pueblo de Cuba, recuerden: pueden los oradores llevar a las masas con sus palabras, la desgracia o la virtud, Yunior es solo un charlatán, su discurso está cargado de subversión, muchas palabras, drama, la poética de la posverdad, en la concreta, pretende manipular al pueblo para regalarle el país a la Mafia Anticubana de Miami.

No podemos permitir que los buitres y las arpías de Miami rieguen nuestro suelo con odio, con violencia, con armas, drogas, prostitución. Privatizarán todo, desalojarán a las familias exigiendo sus propiedades, pondrán en tela de juicio nuestros estudios, ni siquiera puedo imaginar lo que pasaría si le seguimos el jueguito a Yunior y su teatrillo financiado para tontos.

La Revolución es el camino, el Socialismo es el camino, sigamos conquistando sueños, pongámosle el corazón a la Patria. Hay un gran futuro por delante, un horizonte se contempla hermoso, en el un Sol, una sociedad más próspera, justa, sostenible, con todos y para el bien de todos. ¡Venceremos!   

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí