Foto: Internet

José Luis Méndez

Corría finales de septiembre de 1961 y los Comités de Defensa de la Revolución, CDR, se aprestaban a celebrar su primer aniversario, habían tenido una participación decisiva durante los días de la agresión imperialista derrotada por nuestro pueblo en Playa Girón, cuando se detuvo a la llamada quinta columna interna integrada por contrarrevolucionarios que esperaban la anunciada invasión para sumarse a ella.

Los revanchistas en Estados Unidos, preparaban la Operación Mangosta, y se disponían a recuperar los espacios perdidos en Cuba, para ello infiltraron sus agentes, reactivaron a grupos, que reanimaron a conspiradores, organizaciones extremistas y radicales que empleaban la violencia para alcanzar sus propósitos políticos, el terror para amedrentar a la población y restarle apoyo a la consolidada Revolución cubana, ahora socialista para todos los tiempos.

El llamado Movimiento Revolucionario del Pueblo, MRP, concibió la Operación Liborio, que consistía en realizar sabotajes en tiendas por departamentos en las zonas céntricas del comercio en las grandes ciudades cubanas como la capital y Santiago de Cuba.

Miembros de la Juventud Católica Cubana, JOC, practicantes del terrorismo se sumaron el MRP, dirigido por Manuel Ray Rivero. Crearon grupos contrarrevolucionarios en sectores obreros en varias provincias, sumaron a estudiantes de centros de estudio privados, pequeños propietarios privados, a miembros de la burguesía y clase media que aún se mantenían en el país y afectados por las leyes de amplio beneficio popular.

El 28 de septiembre fue escogido para sembrar el terror en La Habana, los sabotajes en particular los incendiarios debían ejecutarse el mismo día a la misma hora, para lograr un efecto multiplicador. El plan había sido propuesto por la dirección del MRP a la sección de operaciones militares, para ello la sección obrera sería la encargada de realizarlos. Los elegidos no debían trabajar en los centros elegidos para ser saboteados. Se advirtió que los ejecutores no podían contar con penetrar en embajadas, se les podría ocultar por un tiempo.

Los blancos seleccionados fueron los hoteles Riviera y Capri, las tiendas por departamento Sears, La Época y una bomba en el acueducto de la capital, también albergues transitorios y algunas fábricas.

Para quemar a la Sears, Roebuck & Company, perteneciente a una cadena estadounidense de tiendas por departamentos ubicada, en Reina y Amistad, fue elegida Dalia Jorge Díaz, quien estaba al frente de las finanzas nacionales y pertenecía al grupo de acción y sabotaje del MRP.

El viernes 29 de septiembre la Operación continuaba, la terrorista miró el reloj, la tarde caía en La Habana, concurrida por ser último día laboral de la semana para la mayoría de los trabajadores y oficinistas, las tiendas estaban concurridas sobre todo en las del centro urbano. Eran las seis menos cuarto de la tarde, entró resuelta en la tienda, sujetaba con firmeza las dos petacas incendiarias que en pocos minutos las colocaría, estaban programadas para activarse al cabo de media hora, cuando más visitado estuviese el centro comercial.

Fue directamente al segundo piso donde había un departamento con telas de decoración que combustionaría con rapidez  y cerraría el acceso a los pisos superiores. Bajó a la planta baja y colocó la segunda petaca, entonces se dirigió a la puerta principal por la calle Reina, cuando se disponía a salir después de haber cruzado la perfumería, sintió una voz femenina que la conminaba a detenerse, eran las 5.50 pm. Todo había terminado en cinco minutos.

“Detengan a esa mujer del vestido blanco, ha puesto una bomba”, fue reducida por Élida Salazar, nombre de la trabajadora que la descubrió. Llegaron las autoridades policiacas y ordenaron registrar toda la tienda en busca de otras petacas. Dalia, sin inmutarse dijo: “No se molesten la otra está en el segundo piso, no hay otras”.

La terrorista fue juzgada y sentenciada, cumplió prisión con todas las garantías y abandonó el país en 1971.

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí