La Sangre ahora es refresco de Fresa

El odio supurante a Cuba y su pueblo por parte de los mercenarios al servicio del imperio violenta la condición humana que pareciera omitida o renegada a un plano inexistente. Piden sangre las hienas sin patria, ni bandera, aman la violencia. Ahora queda claro quienes son los verdaderos asesinos, escuchen lo que dice el esbirro José David Ruíz, un verdadero «pacifista» que aboga por el «diálogo».

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí