Imagen: Denuncia Razones de Cuba
Imagen: Denuncia Razones de Cuba

Esta es una historia de cómo se fabrican los “héroes espontáneos” en las primaveras programadas desde los Estados Unidos y medios que funcionan al dictado, consciente o inconscientemente.

Los medios y la derecha española difundieron masivamente declaraciones de José Carlos Melo el 12 de julio, un personaje aparentemente espontáneo que había salido a la calle en Cuba el día anterior y que aparece en varias fotos publicadas simultáneamente, con mascarilla.

Inexplicablemente, en menos de 24h los medios localizan a una persona -supuestamente- anónima, “enmascarada”, y la lanzan a las redes y a múltiples entrevistas, como la SER.

El “narrador imparcial” de la sublevación en Cuba.

Ha comenzado el montaje.

¿Cómo se localiza a una persona anónima de una foto, con mascarilla, en menos de 24h? ¿No denunciaban que internet estaba cortado? ¿Cómo aparecen espontáneamente tantas fotos del personaje anónimo en medio del «apagón» en Cuba? ¿Cómo le entrevistan “espontáneamente? JohnDoe

Hoy conocemos la cuadratura del círculo. El canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla, publica la infraestructura de comunicaciones que se usó en la operación desestabilización del Gobierno de Cuba: Club house, app de mensajería y red social a la que se accede mediante invitación directa de otro usuario.

Aquí aparece “Saily”, emprendedora de día desde Estados Unidos en Facebook, libertadora a jornada completa de Cuba en Twitter.  Uno de los perfiles que ha ejercido de “congregación” en Clubhouse de los «espontáneos» del día 11J ¡Sorpresa!

¿Qué es @clubhouse que apunta Bruno Rodríguez Parrilla? Una app de mensajería/red social que se conecta a tu lista de contactos y a sus datos sociales en tu dispositivo. Ha sido denunciada por grabar conversaciones privadas y por la creación de perfiles con personas que nunca usaron la app.

Las redes «Parler» y «Clubhouse» se beneficiaron de un crecimiento exponencial tras el cierre de la cuenta de Twitter del ex Presidente de los Estados Unidos Donald Trump, a donde migraron los usuarios ligados a la extrema derecha, y en cuyas plataformas se cocinó el asalto al Capitolio de Estados Unidos.

Los “espontáneos” de la fracasada “primavera” en Cuba dejan el rastro de odio y violencia de la vieja emigración cubana terrateniente en Estados Unidos, pero armada con las infraestructuras digitales que caracterizaron los golpes de Estado de las «primaveras» en otros lugares del mundo.

Llámense Parler, Clubhouse, Psyphon, o la red de moda del momento, no son más que instrumentos de una campaña para la que Estados Unidos lleva formando técnicamente gente y suministrando medios para la subversión en Cuba desde 2008, y cuyo uso no tiene nada nuevo, como señala elcanciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla.

Tomado del Twitter del autor

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí